Un queso de 340 años fue descubierto en los restos de un naufragio en las costas suecas