Un remisero hacía amenazas de bomba a los aviones para que sus clientes no lleguen tarde