Un sábado atípico en la feria de Plaza Francia