Opinión. Un virus que parece leve