Opinión. Una cuestión de límites