Opinión. Una embajadora de la Argentina