Opinión. Una falta que es imperioso subsanar