Una historia de amor en tiempos de Stroessner

El político y escritor paraguayo Carlos Mateo Balmelli presenta hoy La pasión de Lucrecia
(0)
28 de abril de 2014  

"Hoy, el dilema de la democracia en América latina no es la lucha de clases, sino la falta de ética en la función pública y el funcionamiento distorsionado de las instituciones. Nos hemos alejado de un modo de autoritarismo: el ideológico. El dilema de la derecha o de la izquierda no es llegar al poder. El problema es una vez en el gobierno saber gobernar", dice el escritor y político paraguayo Carlos Mateo Balmelli, que esta tarde presentará en la Feria del Libro su primera novela histórica, ambientada en los años del dictador Alfredo Stroessner, que gobernó ese país entre 1954 y 1989.

La presentación de La pasión de Lucrecia, editado por Suma de Letras, será hoy, a las 18.30, en la sala Adolfo Bioy Casares, en el pabellón Blanco de la Feria del Libro.

"Es una novela en la que la historia de amor le gana a la trama documental", aclara Balmelli. Lucrecia es la hija del ministro del interior de Stroessner, Octavio González Miranda, quien se siente sucesor natural del dictador. En su baile de presentación en sociedad, la adolescente conocerá y se enamorará del guerrillero Baltasar, un joven paraguayo que estudió en Buenos Aires y se enroló en el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) y que llega a Asunción con la misión de asesinar al dictador nicaragüense Anastasio Somoza.

Lucrecia, su padre y los demás personajes sólo pertenecen a la ficción. Sin embargo, la novela hilvana una serie de hechos históricos, -como el asesinato de Somoza el 17 de septiembre de 1979, o los encuentros de Stroessner con Juan Domingo Perón y con Francisco Franco- que ofrecen un fiel reflejo del Paraguay de fines de los setenta y durante la década del ochenta.

Durante la investigación, Balmelli -que pertenece al Partido Liberal Radical Auténtico, fue presidente del Senado y del Congreso paraguayos y dirigió por siete años la represa de Itaipú y hoy está alejado de la política- tuvo acceso a la biblioteca del dictador paraguayo. "No hallé grandes sorpresas. Leía lo que pensaba o al revés", dice.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.