Una joven con bajo perfil en la Universidad

Este año empezó sus estudios de cine
(0)
4 de mayo de 2003  

Siempre quiso conservar su bajo perfil. Huía de los flashes y las cámaras que perseguían a su padre. Florencia Macri había decidido este año alejarse del mundo de los ricos y famosos. Y para su formación profesional eligió la Universidad del Cine.

La institución, creada en 1991, es un referente en esa materia. Allí cursan aproximadamente 500 alumnos. La mayoría, de clase media alta. La cuota mensual en la carrera de Cine es, en promedio, de 500 pesos. Sin embargo, calculan que el 30 por ciento del alumnado tiene algún tipo de beca.

Por los pasillos de la institución, en el pasaje Giuffra 330, de San Telmo, desfilan también muchos alumnos extranjeros, desde que el cine argentino está presente en casi todos los festivales del mundo. La universidad fue ganando espacio poco a poco, con profesores de renombre y bajo la dirección de Manuel Antín. Además, se puede estudiar Diseño Gráfico y Comunicación Social.

De sus aulas salieron varios largometrajes, los primeros, apoyados por una institución educativa, como "Moebius", "Mala época" y "Sólo por hoy".

Con ayuda de la institución también se proyectó como largometraje la animación "Mercano el marciano", que había nacido en formato de cortos animados en la señal televisiva Much Music.

Por seguridad

Desde hace unos años, las cuotas no se pagan en efectivo en la sede de la universidad. El mecanismo que se eligió, por seguridad, es el de débito de una cuenta o el pago con cheque.

Aunque Florencia cursaba allí hacía apenas unos meses, es llamativo el cultivo de su bajo perfil, teniendo en cuenta que se asiste de lunes a viernes y no menos de cinco horas diarias.

"Muchos nos sorprendimos cuando nombraban a la institución y a Florencia Macri. Yo no estaba ni enterado de que ella cursaba aquí", dijo a LA NACION uno de los estudiantes, a la salida de la universidad.

Desde que se conoció la noticia de su secuestro, un guardia de seguridad privada custodia la puerta de la institución. Tiene estrictas indicaciones de no dejar pasar a la prensa.

Las autoridades de la universidad no quieren hacer declaraciones. Sólo se dijo a LA NACION, por medio de la encargada de relaciones públicas, Beatriz Ventura, que el rector, Manuel Antín, "está muy apenado por lo que sucedió, que se solidariza con la familia. Y espera que se resuelva lo antes posible".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.