Opinión. Una ley inconstitucional