Una ley que burocratizó la atención, sin ampliar el acceso