Una millonaria donación del Gobierno español desencadenó un insólito conflicto internacional

El Fondo del Agua, un proyecto de cooperación financiado por el gobierno de España, encontró en la Argentina su principal fracaso; ahora reclaman la devolución del dinero
Sabato escoltado por Cristina Kirchner y por González Fraga, su última compañera
Sabato escoltado por Cristina Kirchner y por González Fraga, su última compañera
El Fondo del Agua, un proyecto de cooperación financiado por el gobierno de España, encontró en la Argentina su principal fracaso; ahora reclaman la devolución del dinero
Iván Ruiz
(0)
20 de marzo de 2015  • 13:37

La Argentina desaprovechó una inversión de casi 5 millones de dólares para extender su red de agua potable a los lugares más necesitados del país. Los seis millones de argentinos que no acceden a este recurso indispensable seguirán lamentándose. Decisiones inexplicables, disputas políticas y burocracia estatal son los motivos que mantienen ese dinero en una cuenta bancaria, lejos de canillas y cloacas, el destino final de la inversión.

El Fondo del Agua, un proyecto de cooperación financiado por el gobierno de España para América Latina, encontró en la Argentina su principal fracaso: el programa "Molinos de viento", que pretendía llevar agua potable a través de energía eólica, fue suspendido. Pese a que este país recibió sólo uno de los 65 proyectos del programa, las autoridades europeas lo señalan como el principal error de su gestión.

El proyecto quedó envuelto en una polémica por el uso de los recursos que involucra al gobierno argentino, su par español y a la Fundación Ernesto Sábato, la entidad que debía ejecutar los fondos girados desde Madrid. El truncado emprendimiento generó, además, un inusual conflicto con España que actualmente ocupa a sus más altos representantes diplomáticos en el país.

El gobierno español ordenó en septiembre de 2012 el reintegro de los fondos girados desde Madrid (1,6 millón de euros, que fue el aporte español) a la Fundación Sabato, motivo por el que ambas partes mantienen hasta la actualidad una disputa jurídico-administrativa con coletazos políticos que llega a involucrar hasta la estatización de YPF.

Según pudo saber LA NACION, las autoridades españolas todavía esperan la devolución del dinero, y manifestaron su preocupación por la intención de los actores argentinos de judicializar el conflicto. También temen que las restricciones que impone la AFIP tanto para la compra de moneda extranjera (parte del dinero se ha cambiado a pesos) como para girar dinero al exterior puedan afectar el engorroso trámite de devolución.

De estar vivo, el conflicto hubiese ocasionado un dolor de cabeza para el escritor Ernesto Sábato. El giro incial del dinero, allá por 2009, contó con el aval de técnicos españoles y de representantes del Ministerio de Relaciones Exteriores argentino, entre otros. Sin embargo, luego de la transferencia de fondos las autoridades españolas vetaron tres veces los planes técnicos de la fundación por su "escasa capacidad para ejecutar con eficiencia" las obras. Y puntualizaron que "ya se habían gastado casi la totalidad de los fondos previstos", aunque éste atravesaba recién su etapa preliminar.

La fundación creada por el propio Sabato nunca antes se había dedicado a temas de agua. ¿Por qué entonces fue designada para ejecutar las obras hídricas del Fondo del Agua? "Es un ejemplo de lo que no se tenía que haber hecho con dinero de cooperación, tanto por el tamaño del proyecto como por la entidad gestora", confesó Gonzalo Robles, secretario general de Cooperación Internacional para el Desarrollo de España a LA NACION. Desde la Cancillería argentina, en cambio, se negaron a realizar declaraciones sobre el tema.

La fundación

Néstor Kirchner besa a Sabato en uno de los tantos reconocimientos que recibió el escritor
Néstor Kirchner besa a Sabato en uno de los tantos reconocimientos que recibió el escritor

A sus 92 años, Sabato creó una fundación para llevar a cabo tareas solidarias. Quería abrir puertas con su nombre para ofrecer ayuda a los más necesitados. Los programas se centrarían en dar techo, comida y cultura. Cuando el escritor murió, Elvira González Fraga, su última compañera, quedó al frente de la fundación. Ella era una asidua concurrente -con o sin la presencia de Sabato- de los círculos culturales españoles.

Antes del programa previsto en el Fondo del Agua, la Fundación Sabato ya había ejecutado una decena de proyectos financiados por el gobierno español, enmarcados como ayuda social. Ese antecedente y su trabajo con los ministerios argentinos de Planificación Federal, Desarrollo Social y Educación, en otras iniciativas, fueron algunos de los antecedentes expuestos ante el Fondo del Agua para quedarse con la ejecución del proyecto.

Explorá aquí

El caso argentino es una excepción dentro del Fondo del Agua, el programa español que desembolsó casi 1000 millones de euros en América Latina. En casi todos los países, España eligió como ejecutor a entidades públicas con capacidad operativa, como ministerios, o bien a empresas de servicios proveedoras del agua. En Argentina, los trabajos se encargaron a una institución privada.

"Es cierto que no tenemos experiencia en obras de agua, pero también estaban contempladas tareas de formación y fortalecimiento institucional, temas en los que sí tenemos expertise", intentó explicar Daniel Feito, abogado de la Fundación Sabato.

Crónica de un fracaso

Un molino de viento, como se llama el proyecto financiado por España, en la pluma de Sabato
Un molino de viento, como se llama el proyecto financiado por España, en la pluma de Sabato

Una vez girados los fondos desde Madrid, la Fundación Sábato firmó convenios para impulsar "Molinos de viento" con las autoridades de las provincias de Misiones y Salta, se pagaron viajes de funcionarios españoles a las zonas afectadas y se organizaron encuentros con técnicos especializados. Aprobados los primeros papeles, el gobierno español autorizó la inversión inicial para redactar el plan operativo. En total se gastó medio millón de euros, pero los funcionarios españoles nunca lo aprobaron.

En septiembre de 2012, las autoridades españolas pidieron finalmente el reintegro de los fondos. La contraparte argentina asegura que el gobierno del Partido Popular, tras llegar al poder, impuso un nuevo requisito: incluir el tratamiento de las aguas residuales, tarea que, según la fundación argentina, no estaba prevista en primera instancia.

"Es el cambio de gestión en el Ejecutivo español lo que determina el fracaso del proyecto", considera el abogado Feito. "Qué casualidad que este cambio de actitud ocurriera después del problema de YPF [la estatalización de la petrolera en abril de 2012]. Hay un problema político que nos excede", argumenta.

Desde España se pone el foco en los sueldos percibidos por el personal de la Fundación Sabato. El más contundente ha sido Jesús Manuel Gracia Aldaz, secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica. "La fundación lleva tres años cobrando solamente la directora y su hijo del fondo de cooperación. Ningún ciudadano de la Argentina ha bebido un vaso de agua potable", manifestó el 16 de abril de 2012 ante el Congreso español.

Un funcionario español insistió ante LA NACION que uno de los graves problemas del proyecto residía en que la mitad del presupuesto estaba destinado a salarios. El medio millón de euros gastado en la preparación técnica se destinó al pago de sueldos de cinco empleados, dijeron desde la fundación, aunque se negaron a entregar la información detallada.

España reclama ahora la devolución de 160.000 euros también destinados a salarios, pero que Madrid niega haberlos autorizado. Y exigen también el pago de intereses ante proyectos fracasados, como prevé el presupuesto español. Ante la negativa de la Fundación Sabato, el conflicto está a punto de judicializarse.

"La Fundación Sábato lleva tres años cobrando. Ningún ciudadano de la Argentina ha bebido un sólo vaso de agua potable", manifestó un secretario de Estado español ante el Congreso

"Molinos de viento" preocupa a los diplomáticos españoles: el embajador en la Argentina participó personalmente de una de las últimas reuniones entre las partes. Tampoco llegaron a un acuerdo pese a la presencia del diplomático. La conciliación parece tan lejana que ha pasado un año desde la última notificación legal entre las partes.

La devolución, además, tiene ahora otros problemas legales. El dinero -parte en pesos y parte en dólares- no puede convertirse a euros por las restricciones del mercado cambiario argentino. Y más: los españoles dudan de que ese dinero se puedan girar al exterior por las restricciones impuestas por la AFIP.

Si finalmente se concreta, la devolución de los fondos llevará su tiempo. Mientras tanto, el 1,6 millón de euros donados por España para hacer girar los "Molinos de viento" continúan en alguna bóveda del Banco Santander.

Esta información forma parte del proyecto El Fondo del Agua: cómo España abastece a América Latina, ganador en concurso público de una ayuda periodística internacional gestionada por el Centro Europeo de Periodismo y la Fundación Bill & Melinda Gates. El único contacto con ambas instituciones ha consistido en cumplimentar diversos formularios relacionados con el proyecto, pero en ningún caso acerca de la orientación periodística de los reportajes.

Con la colaboración de Jesús Escudero Roma

iruiz@lanacion.com.ar

Por: Iván Ruiz
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.