Una mujer de 30 años murió en Córdoba tras negarse a una transfusión