Una mujer embarazada murió tras ser atropellada por un camión, pero su beba se salvó

El hecho ocurrió el viernes por la noche en el cruce entre ruta 8 y 202
El hecho ocurrió el viernes por la noche en el cruce entre ruta 8 y 202 Crédito: Facebook
(0)
11 de noviembre de 2018  • 12:19

El viernes por la noche en San Miguel ocurrió un milagro en medio de una tragedia. Yamila Sasha Escudero, una joven limpiavidrios de 28 años que estaba embarazada de siete meses, fue atropellada por un conductor que manejaba un camión con acoplado y socorrida por un par de policías que no pudieron hacer nada por su vida. Sin embargo, lograron salvar la de su bebé.

Emilce Iramaín, una de las oficiales que presenció el accidente, contó que viajaba en patrullero por la ruta 8 y 202 junto a su compañero cuando escuchó un fuerte ruido y se dio cuenta que algo había pasado. Bajó y se encontró con el cuerpo de una joven y una situación algo extraña.

"Vi cómo los pantalones de la chica se movían", contó Iramaín al diario Clarín, quien aseguró además que tras detener el transito pidió un cuchillo, rompió el pantalón de la mujer y entonces vio "la cabecita y la mano de una beba que se movían", según su relato.

"Pedí una ambulancia urgente, pedí que por favor vinieran lo más rápido que pudieran. No sé cómo hice, saqué fuerza de no sé dónde. Voy a una carnicería y me hace mal, pero ahí no podía dejar de actuar. Y entonces empecé a sacar a la beba", dijo la policía.

Justo cuando estaba a punto de cortar el cordón umbilical, llegó el SAME para ayudarla, cargaron a la bebé en la ambulancia y la llevaron al hospital Larcade. Mientras tanto, el conductor del camión que había atropellado a la joven quedó detenido. De acuerdo con las cámaras de seguridad de la zona, la mujer cruzó la ruta de manera imprudente.

"Después de cumplir con todo el protocolo que requiere el procedimiento, pedí ir a ver a la beba al hospital. No pude acercarme demasiado, pero sí me dijeron que estaba en excelentes condiciones. La veía y lloraba, no podía parar", agregó Iramaín y aseveró: "Pedí que la llamen Milagros, porque es eso lo que significa esta nena".

Por su parte, el secretario de Salud y Bienestar Familiar de San Miguel, Pablo de la Torre, informó al diario El Sanmiguelino: "Es un bebé que nació con 34 semanas y pesó 2,160 kg. Está con dificultad respiratoria, con oxígeno, bien y estable pero no deja de ser un chiquito prematuro al que tienen que hacerse controles".

Interviene en el hecho la UFI N°4 del departamento judicial de San Martín.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.