Una mujer viste la misma ropa para el trabajo hace tres años

Cansada de pensar en que ponerse, Matilda Kahl se armó un uniforme que repite todos los días, y así se evita horas de indecisión por las mañanas
(0)
14 de abril de 2015  • 18:11

Matilda Kahl es una mujer que, cansada de pensar todos los días en que ponerse, decidió inventarse un uniforme para ir al trabajo, y lo usa todos los días hace tres años. También es directora de arte en Saatchi & Saatchi, una agencia de publicidad neoyorquina, según informó El Mundo.

Matilda tomó la decisión luego de que un día estuvo mucho tiempo pensando en que ponerse para una reunión importante, y cuando llegó se sintió frustrada por la vestimenta que había elegido. Además, se dio cuenta que sus compañeros hombres no eran juzgados por lo que se ponían, y que no tenían que pasar por el mismo proceso frustrante que ella pasaba todas las mañanas.

Fue allí cuando decidió que no era necesario soportar semejante estrés, y que iba a adoptar un uniforme que tuviera la suficiente versatilidad para usarlo todos los días, tanto para ocasiones formales como informales, y para las distintas estaciones del año, hace más de 720 días.

El uniforme consiste de un pantalón negro, camisa blanca con un moño y una campera de cuero. El look es simple pero elegante, clásico y actual, y apropiado para cualquier situación. Cuando hace mucho calor en verano lo combina con dos polleras negras muy sencillas.

Para armar el uniforme se compró 15 blusas de seda iguales, con un corte actual y moderno, y varios pantalones negros simples. Para aportar un toque personal le puso a las camisas un moño en el cuello, inspirada en los que le hacía su madre cuando era chica. Además, compró varios pares pantalones negros simples. Hace poco volvió a adquirir algunas camisas en Zara, porque tuvo que renovar otras que ya estaban viejas.

Después de que escribió un artículo en una revista femenina, su historia dio la vuelta al mundo y se hizo famosa en las redes sociales. Aunque entre los hombres ya existían casos de personas que hacían esto, como Steve Jobs y Mark Zuckerberg, entre las mujeres no existían muchos antecedentes similares.

Pero, aunque ahora recibió mucho apoyo, durante mucho tiempo fue criticada. Mucha gente le preguntaba por qué se vestía siempre igual, si estaba en una secta, o si había perdido alguna apuesta.

Cuando la gente le preguntaba si no podía elegir la ropa el día anterior, ella les contestaba: "Eso es sólo trasladar el problema a unas horas antes, me iría entonces más tarde a la cama y perdería un valioso tiempo de sueño", escribió sin vacilar.

Matilda terminaba su artículo defendiendo su decisión: "Hoy no sólo me siento genial con lo que me pongo sino que no tengo que pensar en lo que me pongo".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.