Opinión. Una norma más abarcativa