Una nueva detención por el crimen de Lecuna

Se trataría del conductor del taxi
Gustavo Carabajal
(0)
28 de diciembre de 2001  

La policía detuvo anoche en San Cristóbal a un delincuente sospechoso de integrar la banda de asaltantes de taxis que asesinó a puñaladas a Miguel Lecuna, el marido de la actriz Georgina Barbarossa.

Se trata de la quinta persona capturada en relación con el crimen ocurrido el 2 del mes último en el barrio porteño de Palermo. Según informaron fuentes judiciales y policiales, el viernes último había sido liberado uno de los supuestos integrantes de la banda, identificado por su alias de "El Loco Hugo", tras no haber sido reconocido por ninguno de los testigos en la rueda de detenidos.

De acuerdo con calificadas fuentes de la investigación, el quinto detenido, cuya identidad no trascendió, habría actuado como chofer del taxi Renault 19 en el que fue asesinado Lecuna.

El falso chofer fue apresado anoche en su casa, situada en Irigoyen y Nogoyá, en Versalles. Allí lo esperaba un grupo de efectivos de la División Delitos Complejos de la Policía Federal que lo apresaron cuando, confiado en que ya no lo seguían, regresaba a su domicilio.

Ahora, los investigadores se abocan a la búsqueda del único prófugo de la banda, identificado por su alias, "El Viejo". De acuerdo con las fuentes, este sospechoso se valía del hecho de no tener prontuario ni antecedentes penales para alquilar los taxis que los delincuentes utilizaban para asaltar.

La situación

De los cinco malvivientes vinculados con el asesinato de Lecuna, cuatro quedaron detenidos. Dos de ellos fueron reconocidos por los testigos del homicidio como los dos asaltantes que, al llegar a la esquina de Gorriti y Sánchez de Bustamante, descendieron de una Trafic blanca, abordaron el taxi en el que viajaba Lecuna e intentaron asaltarlo, pero, como se resistió, lo mataron a puñaladas y lo dejaron tirado en la calle.

Ayer hubo otra rueda de detenidos en la que estuvo presente uno de los apresados por el asesinato y que no fue reconocido por un taxista que había sido citado como testigo.

Ahora, el juez que instruye la causa, Enrique Velázquez, se dedicará a analizar la situación procesal de los detenidos, la que podría quedar resuelta entre mañana y la semana próxima.

Velázquez cuenta con una prueba muy importante, un análisis de ADN que reveló que manchas de sangre encontradas en un taxi secuestrado por la Policía Federal pertenecen a Lecuna con un 99,9 por ciento de certeza.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.