Una patota mató a un padre y a su hijo