El escenario. Una pintura virtual, pero bastante real, de cómo somos y qué hacemos