Una práctica que dejó de ser tabú

Alejandro Almeyra
(0)
17 de junio de 2014  

El futuro está en el fútbol femenino, vaticinaron los dirigentes de la FIFA. Seguramente pasarán muchos años hasta que un Mundial jugado por mujeres acapare toda la atención que convoca el campeonato que se está disputando ahora en Brasil. Pero ese día llegará.

Son varios los países que están haciendo un trabajo de formación de chicas desde edades muy tempranas: en Chile, las nenas empiezan a jugar en los colegios a los 7 años; igual en Estados Unidos, Alemania y Brasil, que son potencias. En la Argentina tenemos materia prima, pero faltan estructura y un plan de formación. En las escuelas argentinas sólo los varones practican fútbol, pero de a poco eso irá cambiando. Y también hace falta difusión. Porque si la liga femenina, que existe desde 1996, empieza a transmitirse, seguramente generará un efecto positivo y expansivo y más chicas se sumarán al deporte.

Por suerte, hoy una mujer que juega al fútbol, sea en forma recreativa o profesional, ya no lo oculta. Al contrario: lo grita con orgullo, como si fuera un gol de media cancha. Y la sociedad, de a poco, fue aceptando que ellas también son capaces de pegarle bien y con precisión a la pelota, que pueden dar tres pases seguidos y llevar a cabo jugadas "de pizarrón".

Hace 20 años que entreno a mujeres, y la verdad es que es lo mismo que entrenar hombres. Por supuesto que hay diferencias en el nivel físico, de potencia y velocidad, pero técnicamente son tan dotadas como ellos. Y tienen la ventaja de ser más elásticas. Es más: el gol más lindo que vi en mi vida no lo hizo un hombre, sino una mujer.

El autor es director técnico de la selección argentina de Futsal femenino

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.