Una ruta signada por la tragedia