Una semana después del robo, el barrio recupera la tranquilidad