Una valiosa ayuda llegó al Delta