Después del asesinato del canillita en el barrio La Loma de Roca. Vecinos de Olivos viven con miedo