Historias solidarias. Veinte voluntarias dedican sus tardes a copiar libros en Braille