La increíble travesía del oficinista porteño que lo dejó todo y se fue cabalgando hasta Bariloche