Vinculan el ataque con conexiones clandestinas