Violenta protesta vecinal en Claypole

Por la violación de una adolescente, incendiaron una remisería y atacaron la casa donde vive el presunto atacante
(0)
29 de febrero de 2004  

Indignados porque en la comisaría del Barrio Don Orione, de Claypole, no quisieron tomarle la denuncia a una joven de 15 años que dijo haber sido violada, los familiares y vecinos de la adolescente quemaron gomas frente dicha dependencia, incendiaron la remisería en la que trabaja el imputado e intentaron prender fuego a la casa de los padres del acusado.

"Me emborracharon, me drogaron y me violaron. Yo sé quién fue, puedo identificarlo, pero cuando fui a la comisaría de Don Orione no quisieron tomarme la denuncia porque dijeron que estaba en muy mal estado. Entonces tuve que ir a mi casa y mi hermana me llevó hasta la Comisaría de la Familia, en Burzaco, y allí sí me escucharon", dijo, entre lágrimas, Vanesa, la menor abusada.

Detrás de ella, un grupo de vecinos de la manzana 51 que conocen a Vanesa desde que nació protestaban, enardecidos, frente a la remisería que pertenece a una persona identificada como Saúl Suárez, padre de "Tato", el joven, de 22 años, señalado por la menor como su supuesto atacante.

Todo comenzó el jueves último, por la tarde, cuando la chica acompañó a "Tato" y a un amigo del acusado, conocido como Humberto, alias "El Chileno", de 52 años, hasta un bar en Burzaco.

"En el bar, me emborracharon y me drogaron -afirmó Vanesa-; después, Humberto tomó un colectivo hacia Retiro. Sólo recuerdo que "Tato" se ofreció a llevarme hasta mi casa. En ese momento perdí el conocimiento, hasta que llegamos a una calle sin luces y me violó."

Anteanoche, los familiares y vecinos de Vanesa arremetieron contra la remisería Ave Fénix, situada en la manzana 46, del Barrio Don Orione, que pertenece al padre de "Tato", donde trabaja el acusado, y la incendiaron.

Pero la furia de los vecinos no se calmó. Entendieron que la policía actuaba en el caso con extraña pasividad, ya que 48 horas después del supuesto ataque sexual todavía no había sido detenido el joven sindicado como autor del hecho.

Entonces, ayer por la tarde los familiares y amigos de Vanesa arremetieron contra la casa del padre del supuesto violador, con el fin de llevarlo a la comisaría. Pero no lo encontraron.

"Escapó. Está prófugo. Lo tienen escondido en el barrio Islas Malvinas", dijo furioso un vecino, que solicitó mantener su nombre en reserva y que pidió la intervención de la justicia de Lomas de Zamora, para evitar un enfrentamiento entre la policía y los manifestantes más jóvenes y enardecidos.

Ayer, la familia del imputado quedó sitiada por los vecinos, que quemaron gomas y algunos tambores que sacaron de la gomería que pertenece a los Suárez y funciona al lado de la remisería.

Por la mañana, según informaron los familiares de Vanesa, el padre del sospechoso se presentó en la casa de la víctima para "tratar de disuadirla y resolver la situación".

Fuentes judiciales indicaron que la víctima recién pudo declarar ayer, debido a la gran cantidad de droga que había en su organismo y que, afirma, le habrían colocado en la bebida que tomó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.