Opinión. Virtual o real, la misma experiencia