DEPORTES

Tokio 2020

Oksana Chusovitina, la gimnasta de 46 años que conmovió a todos en los Juegos Olímpicos

Oksana tuvo una carrera marcada por el esfuerzo y las emociones. Nació en la ciudad uzbeka de Bujará el 19 de junio de 1975. En 1988 ganó el campeonato nacional junior de la URSS y comenzó a competir en la categoría senior a nivel internacional.

En 1992, ya sin la existencia de la Unión Soviética, coqueteó por primera vez con el espíritu olímpico en Barcelona bajo la bandera de la Comunidad de los Estados Independientes y ganó la medalla de oro para un equipo que contaba con atletas de Rusia, Belarús y Ucrania.

Años después, debido a la leucemia que le diagnosticaron a su hijo de 3 años, ella y su marido vendieron todo y se radicaron en Alemania. Como los tratamientos para el niño eran muy caros, impulsaron distintas campañas para recaudar dinero y Oksana volvió a la gimnasia en busca de visibilizar su historia.

Así, con sacrificio y empuje, Oksana logró superar uno de los mayores desafíos de su vida. Su hijo se curó y ella continuó adelante, en parte, en agradecimiento al apoyo recibido. En Pekín 2008 ganó una medalla de plata en salto, ya como alemana.

Ahora, con 46 años y luego de disputar 8 Juegos Olímpicos, decidió retirarse. Jueces, rivales, entrenadores, voluntarios y periodista la despidieron de pie y con una gran ovación en Tokio 2020.