ECONOMÍA

Es científica, tiene 34 años, vio que faltaba algo en el país y creó un negocio millonario

Tras haber dejado su trabajo para tomarse un año sabático y recorrer el mundo, Florencia Allevatto (34) regresó a la Argentina y se encontró sin ingresos, sin empleo y sin grandes conocimientos sobre lo que eran los perfiles de aluminio estructurales. Había escuchado que esos materiales eran difíciles de conseguir en el país y estaban a un precio dolarizado.

En 2018 los compró por Amazon y los revendió por Mercado Libre a $5000, para así aprender la respuesta del mercado. Tres años después, creó una red para producirlo localmente y proyecta facturar $85 millones durante 2021.

“Empecé con los perfiles estructurales de aluminio, se usan para las máquinas de impresión 3D y maquinarias CNC. Había poca oferta y mucha demanda y no había empresas locales que lo produzcan. Al poco tiempo fui sumando perfiles para carpintería, ventanas, pisos y perfiles T-Tracks que eran buscados”, señaló Allevatto.

A la par de que su negocio crecía, la Comisión Nacional de Energía Atómica (CONEA) volvió a contratar a la ingeniera bioquímica para que lleve adelante sus investigaciones. Sin embargo, su página PerfilesDeAluminio.Net comenzaba a generarle más ingresos de lo que pensaba y para 2019 dejó atrás todas sus seguridades para focalizarse en su emprendimiento.

“Llegó un momento en donde los dos trabajos me requerían mucho tiempo y elegí perfiles de aluminio porque me llamó la atención la nueva forma de trabajo. Emprender es un desafío enorme y en la Argentina lo es más todavía”, indicó la CEO y fundadora de la empresa, que hoy tiene 10 empleados y más de 100 stocks diferentes.

Cuando el Gobierno decretó el aislamiento obligatorio en marzo del 2020, a Allevatto la asaltó la preocupación de cómo seguiría funcionando su negocio. Sin embargo, tenía dos factores fundamentales que la llevaron a registrar un crecimiento en ventas de hasta un 400%: vendía a través de Internet y la gente durante el confinamiento se volcó a refaccionar su hogar.

Si bien el negocio nació de la importación, a los pocos meses Allevatto comenzó a buscar cómo producirlos dentro de la Argentina. “Empecé a contactar extrusoras, a buscar el financiamiento necesario. Repliqué lo que traía de afuera y empezó a andar”, aseguró.

Para 2021, la empresa proyecta facturar $85 millones. Ante el crecimiento acelerado que fue registrado, durante abril la empresa lanzará DistribuidoraDeAluminios.net, para que tanto empresas constructoras, fabricantes y arquitectos puedan adquirir grandes volúmenes del material.

Así como pocos años atrás el producto solo se conseguía afuera del país, hoy la mirada cambió y el objetivo es llegar a toda la región. Actualmente la empresa exporta a Chile, Uruguay y Paraguay, aunque también las consultas provienen de países más lejanos, como México y España.

“Queremos ser el mayor proveedor de soluciones en aluminio para toda América Latina”