espectáculos

Qué fue de la vida de
La Coneja, la emblemática secretaria de
Susana Giménez

Durante más de una década, Alejandra Suárez fue “La Coneja”. La histórica secretaria de Susana Giménez en el programa de TV que convirtió a la vedette en una diva fuera de serie.

La Coneja era el popular personaje que agarraba, entre cientos de miles, la carta que llenaba de esperanza de los televidentes que esperaban ansiosos a que sonara el teléfono y pudieran decir “Hola Susana”. 

Alejandra cuenta cómo su sueño de ser bailarina del Colón sufrió un cambio radical cuando unos amigos la convencieron de realizar el casting de Sugar, la exitosísima obra que protagonizaron Susana Giménez, Arturo Puig y Ricardo Darín.

“Yo no tenía idea del impacto que tenía Susana Giménez. Me acuerdo que el día del estreno de Sugar cortaron la calle Corrientes”, recuerda Alejandra, quien siempre se mantuvo siempre distante de Susana, por respeto. 

Hasta que un día, fue la propia estrella del teatro quien la citó junto a cinco compañeros a su camarín para hacerles una pregunta: “¿Chicos, les gustaría trabajar en mi programa?’”. Desde su primera emisión, Hola Susana fue un éxito y miles de personas mandaban cartas para recibir EL llamado.

A raíz del programa, los bailarines conformaron el grupo "Los Susanos" y hacían teatro. Realmente entendió el furor que era el ciclo el día que dijo adiós. Cuando nació su hijo, tomó la decisión de alejarse de las cámaras para dedicarse tiempo completo a la maternidad. 

“Sentía que había tocado tope, que no tenía más nada por hacer. No sé si Susana lo entendió al principio. Hasta el día de hoy siento que tomé la mejor decisión para ese momento”. Durante varios años estuvo alejada del ambiente y nunca más volvió a hablar con la diva.

Pero de a poco, comenzó a volver. Cuando su hijo era chico, ella ayudaba en los actos del colegio y un día empezó a dar clases de baile. Como tenía muchos alumnos, decidió abrir su propio espacio: Alejandra Suárez Estudio.

“La danza no te sirve
para bailar, sino para
la vida” 

la nacion / Irina Repetto

texto

Gentileza Alejandra Suárez
LA NACION

fotos

María borri

edición

Más información en: