Historias que inspiran

"EsperanZa".

La marca de carteras que funciona en una villa y tiene de clienta a Juliana Awada

Antonio, Rosalina y sus dos hijos empezaron a producir las primeras mochilas en una casa con piso de tierra y techo de chapa ubicada en Costa Esperanza, en el partido de San Martín.

Antonio había trabajado 16 años en una marroquinería que le implicaba cinco horas por día de viaje, hasta que se cansó y decidió emprender. 

“Empezamos con EsperanZa en 2017, con un montón de modelos que salíamos a vender por el barrio, puerta por puerta. Pero nos costaba un montón vivir de esto porque los vecinos también eran pobres”

“En 2019, vinieron al comedor los de Opisu -Organismo Provincial de Integración Social y Urbana-. Le mostré a qué me dedicaba, le gustaron unos modelos y nos contactaron con la ONG Construyendo”.

Su primer gran éxito fue la feria COAS de las Naciones, en La Rural, a fines de 2019: “Llevamos 27 carteras para los 10 días, ¡y terminamos vendiendo 150!”, cuenta Rosalina. 

Hoy, con 10 empleados del barrio y sus hijos, venden carteras, cinturones y mochilas a famosos como Iván de Pineda, Valeria Mazza y Juliana Awada. 

“Nuestro emprendimiento
también inspira al barrio.
Los que trabajan acá están felices, nos queremos mucho”

María Nöllmann, LA NACION

texto

Fabián Marelli, LA NACION

foto / video

María borri

edición

Más información en: