Historias que inspiran

Nelson Enciso Sosa.

Creció en el Barrio 31, su esfuerzo lo llevó hasta Irlanda y ahora sueña con Harvard

Nelson llegó a la Villa 31, hoy Barrio Mujica, cuando tenía 12 años. En 2008, murió su papá en Paraguay y su mamá tuvo que buscar la manera de salir adelante con él y su hermano mayor.

Al terminar el secundario se anotó en la carrera de Ingeniería en Petróleo, en la Universidad de Buenos Aires.
El día que tenía que rendir un final del CBC le robaron cerca de su casa y perdió el examen. 
Por esta razón, tuvo que esperar un cuatrimestre más para poder ingresar a la carrera.

Pero no perdió el tiempo y aplicó para una beca en la casa de estudios más destacada de Irlanda: “Nunca había salido de la villa y de repente me encontré en Irlanda”.

A los jóvenes de barrios humildes, Nelson les diría que "pueden seguir estudiando, que no se rindan, que los límites están en la cabeza de uno”.

“Tengo muchos proyectos, muchas metas. Siempre digo que uno tiene que seguir las cosas que lo apasionan”, afirma y cuenta que su próxima meta es la Universidad de Harvard.