LIFESTYLE

De Alemania a la Patagonia.

Llegó en 1972 y hoy hospeda viajeros de todo el mundo

Karin Winzer es alemana. En su juventud viajó a estudiar a Estados Unidos y luego se instaló en México, donde se enamoró de Rolf, el hombre que años después, en 1972, la traería a vivir a Bariloche.

Cuando llegaron a Argentina ya tenían dos hijos: vinieron para a conocer el terreno que Rolf había comprado sin ver, en un remate de 1945. Solo sabían que era un lote cerca del hotel Llao, Llao, con costa del lago Moreno.

Hoy el terreno es, además de su hogar, una casa de té y hospedaje que recibe a los pasajeros de todo el mundo: Bed and Brekfast y Casa de Té, Bellevue.

En el lugar, Karin suele preparar torta de Avellanas con una receta que heredó de su mamá. También sacher torte, torta de chocolate, torta de manzana y otras con frambuesas, frutillas y Boys’n Berries que florecen en Bariloche cada verano.

Fueron pocas las veces que ella volvió al pueblo de Alemania donde pasó su infancia y donde vivió hasta los 17 años. “Vivíamos con muy poco. Pero igual había orden, limpieza y mucha conducta para mantener el hogar”.

Hoy, a poco de cumplir 85 años, Karin mantiene una vitalidad notable que la llevó a sostener una vida de película desde Europa hasta la Patagonia.