Historias que inspiran

El lado B de mudarse a Europa:

12 valijas, una guitarra, un teclado y volver a empezar a los 50

Mariana y Gabriel se mudaron a Europa con sus dos hijos y hablan del esfuerzo que implica migrar

“No es fácil a los 50 acostumbrarse otra vez a cuidar el mango. O no conocer a nadie por la calle. Los chicos tuvieron que demostrar que eran buenos alumnos, hacerse nuevos amigos. Todo esto costó”, cuenta Mariana.

“A veces nos agarra el bajón de que estamos en un punto muerto, frenados, pero miro para atrás y la verdad es que hicimos muchísimo en poco tiempo. Nos vinimos a vivir a un país distinto y a un mundo que empezó a ser distinto a la semana de llegar, y salimos adelante”

“No me gusta la cosa quejosa con el país, nosotros nos vinimos desde la positiva.
No lo pensamos como un ‘escaparse de la Argentina’. Estábamos bien pero queríamos más calidad de vida y estar más cerca de tantos lugares para conocer”.

Se extrañan los afectos y la comida…Pero las redes ayudan a estar cerca. De hecho, vía mensaje, mi hermano ha ayudado con alguna tarea a mis hijos. Y los cumpleaños comemos panqueques con dulce de leche o vamos a una parrillita argentina que queda cerca”.