Historias que inspiran

Gonzalo y Virginia.

 Emigraron a España: “Pensamos que teníamos la vida resuelta por ser ciudadanos europeos y nos fue mal”

Gonzalo y Virginia son una pareja de argentinos que vendieron todos los regalos de su boda y sus pertenencias para emprender una vida en España. Dejaron Lomas de Zamora y se mudaron a Madrid.

Aunque él siempre había querido dejar atrás su vida en la Argentina, Virginia, no se sentía preparada hasta que las palabras de su primo que vive en Barcelona, España, y el embarazo de su hijo Pedro, terminaron de convencerla: “Decidí que no quería seguir viviendo donde estábamos y tampoco imaginaba un futuro para nuestro hijo en este país”.

“Mal vendimos todo. Con trabajo apalabrado en una compañía de seguros, una gata y dos perras y sin ahorros previos, llegamos a San Sebastián de los Reyes, al departamento que nos había alquilado un argentino.

“Lógicamente, nos fue mal: no teníamos solvencia económica y encima tuvimos que lidiar con la tremenda burocracia española. Aún siendo italianos, demoramos mucho en tener la residencia y que yo pudiera empezar a trabajar. Pensamos que al ser ciudadanos europeos tendríamos la vida resuelta y no fue así”.

Frustrados y sin dinero, decidieron volver a la Argentina, donde ambos comenzaron trabajar. Tres años más tarde, con ahorros y la experiencia que habían tenido tiempo atrás, sintieron que estaban listos para intentarlo de nuevo.

“Elegimos Benalmádena por los parques y las opciones para chicos que tiene, por su clima, los paisajes y, sobre todo, por la calidez de la gente. Llegamos y Pedrito empezó el colegio una semana más tarde. Va a una escuela estatal, bilingüe, tiene cinco compañeritos más de nacionalidad argentina y también llegados en plena pandemia”.

El segundo viaje fue exitoso y finalmente se instalaron en España. Virginia trabaja como agente de seguros para la compañía DKV, líder en el mercado asegurador en salud y decesos y Gonzalo trabaja en la construcción.