“El país más feliz del mundo” busca mano de obra extranjera.

Por qué a Finlandia le cuesta tanto conseguir trabajadores

Finlandia sufre para encontrar trabajadores extranjeros que alivien su crisis demográfica y solucionen su déficit de mano de obra, uno de los más graves de Europa.

“Es ampliamente reconocido que necesitamos un número impresionante de personas para ayudar a cubrir los costos de la generación envejecida”, explica Saku Tihveräinen, un cazatalentos de la agencia Talented Solutions.

El país escandinavo de 5,5 millones de habitantes tiene el mayor déficit de trabajadores calificados dentro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. Cuenta con cuatro mayores de 65 años por cada diez personas en edad de trabajar.

El Gobierno calcula que necesita un saldo migratorio positivo de 20 mil a 30 mil personas cada año -el doble que ahora- para mantener sus servicios públicos y los cuidados geriátricos en su nivel de excelencia, y para compensar el inminente déficit en el sistema de pensiones.

Entre los profesionales buscados se encuentran efectivos sanitarios españoles, metalúrgicos eslovacos, informáticos o expertos marítimos rusos, indios o filipinos.

Los principales problemas de Finlandia a la hora de captar talento extranjero son la dificultad de su idioma, su dureza climática y también la actitud cerrada de sus empresas.