LIFESTYLE

Se fue a Estados Unidos tras un sueño, lo logró, pero regresó a la Argentina

Lucía Amura soñaba desde chica sumergirse en el mundo de la cinematografía y cuando terminó el colegio quedó seleccionada para estudiar en Full Sail University en Orlando, Estados Unidos.

Para ella, lo más impactante fue lo fácil que le resultó integrarse: “Me sorprendió la rapidez con la que adoptamos el idioma, tanto el inglés como los diferentes castellanos presentes”.

Luego, se mudó a Los Ángeles, California siguiendo el consejo de su tutora de carrera: “Recién ahí experimenté lo que en Estados Unidos denominan homescikness (extrañar el hogar)”

El consejo fue apoyado por Mark Bucksath y Keith Lyons, dos de sus grandes mentores durante sus años universitarios: “Les debo muchísimo. Pensaron en mi bienestar y no en una conveniencia estrictamente profesional”

A las dos semanas de haber llegado a la nueva ciudad, las oportunidades aparecieron y se encontró trabajando como asistente de producción para una serie de Netflix.

“A pesar de mi experiencia, nada es regalado y los trabajos no caen del cielo. Fui como freelancer, donde las circunstancias son otras y todo cuesta más”

“Elegí este camino para desarrollarme como artista, crecer como persona y realizar mi sueño, pero también pasé por momentos en los que las cosas no fueron como esperaba, pero de todo aprendí y me llevo infinidad de enseñanzas”

Su permiso para trabajar dentro del marco del programa universitario estaba llegando a su fin y para quedarse tenía que conseguir por fuera, pero la propuesta laboral se cayó y regresó a la Argentina.

“Fue muy difícil volver a Argentina y reajustarse. Transcurrir esto durante la pandemia me causó ansiedad, depresión y complicaciones de salud. Pero aprendí que la vida se trata de arriesgar y apostar por lo que te apasiona”