Historias que inspiran

Javier González

 Fue miembro de la Academia de Ciencias de Cuba y ahora vive en la Argentina

Javier González Argote tenía 27 años cuando se convirtió en el miembro asociado más joven de la Academia de Ciencias de Cuba. “El sueño de mi madre era que yo fuera un científico”.

En La Habana estudió en una escuela de alto rendimiento y luego pasó a la universidad de medicina. Javier pasaba horas investigando y escribiendo artículos sobre neurociencia para luego cerrar el día con un vaso de agua con azúcar y un pedazo de pan.

En 2019 emigró hacia la Argentina solo para hacer un doctorado, aunque en ese momento él sabía que dejaba su patria para no regresar: “Yo voy a volver a Cuba cuando sea libre, porque si ahora pongo un pie en la isla no me van a dejar salir"

La Argentina, a pesar de todas sus dificultades, le abrió los ojos hacia un mundo que para él era desconocido. “Llegué en 2019, cuando había elecciones. Vi que había una libertad de expresión y de oportunidades que mi mente no podía comprender

"En Cuba la vida es difícil porque no se puede progresar. Yo acá con mi sueldo me pago otros estudios y sé que eso va a mejorar mi futuro, pero en Cuba hagas lo que hagas no vas a tener un cambio de vida"

Sobre las protestas en Cuba, el joven comenta que la gente esta cansada y que la pandemia exacerbó los problemas del sistema de salud: "A los detenidos los golpean, los amedrentan, amenazan a sus familias, pero son tantos que la policía no puede encarcelar a un pueblo entero"