Shock científico.

Hallan un objeto que cambia todo lo que sabemos sobre los neandertales

Un equipo de investigación encontró en 2020 un pequeño hueso de ciervo con marcas grabadas por un hombre de neandertal hace unos 51 mil años en la llamada “Cueva del Unicornio”, en Alemania.

El hallazgo es importante porque da cuenta de la capacidad cognitiva y expresión simbólica de los neandertales, a quienes siempre se consideró mucho más primitivos que sus parientes genéticamente más cercanos, los homo sapiens, es decir, los humanos que habitan el planeta hoy.

“Antes de descubrir el hueso grabado, ya habíamos excavado algunos huesos de animales con marcas de corte, es decir, marcas accidentales causadas durante el proceso de matanza”, dijo el arqueólogo Dirk Leder.

“Cuando el objeto se limpió por completo pudimos ver claramente el patrón de “Chevron” (rayas en zigzag) dispuesto y después de un breve debate, estábamos convencidos de que esto debía ser intencional y probablemente tenía un significado simbólico”, agregó.

El objeto, que pareciera no tener ninguna utilidad práctica, indica que los neandertales tenían sensibilidad estética y probablemente se comunicaban también a través de símbolos. “Esto habla de un desarrollo independiente del poder creativo del hombre de neandertal”, dijo el arqueólogo Thomas Terberger.

“Para mí, esto conlleva la pregunta de qué significa esto en términos de evolución cognitiva humana, lo que nos lleva de regreso en una de las preguntas más esenciales que la arqueología pretende abordar: cómo los humanos se volvieron humanos”, concluyó Leder.