La deslumbrante ciudad del Antiguo Egipto que se hundió en el mar y fue redescubierta

Hace 2500 años existía en la desembocadura del río Nilo, en el norte del antiguo Egipto, una ciudad pujante llamada Thonis, conocida también como Heracleión por su nombre griego.

Contaba con el puerto más importante de la civilización egipcia entre los siglos VI y IV ac. Como todos los barcos pasaban por allí para ingresar a territorio egipcio y descargar sus productos, era un centro de intercambio comercial.

La ciudad permaneció más tarde bajo control romano hasta que en algún momento del siglo VI o VII d.C., una serie de catástrofes provocaron la destrucción de Thonis-Heracleion, que terminó devorada por el mar.

En el año 2000, el arqueólogo submarino francés Franck Goddio, junto a un equipo del Instituto Europeo de Arqueología Subacuática, encontró los restos de Thonis-Heracleion. El grupo de arqueólogos halló el muro de uno de los antiguos templos del lugar.

Luego comenzaron a emerger monumentos, viviendas, más templos, objetos e innumerables tesoros. Se trataba de una ciudad rica y multicultural dividida en islas e islotes.

Estatuas de faraones, objetos de bronce, vasijas ceremoniales, oro, joyas y monedas, son algunas de las maravillas halladas en el lecho marino. Pero también se encontró la mayor colección de embarcaciones naufragadas que se halló en la historia: en total, unos 70 barcos de madera.

Otro de los hallazgos que fascinó a los arqueólogos fue una estela de granito negro de alrededor de dos metros, cubierta de jeroglíficos. Es un monumento con inscripciones más antiguo aún que la famosa piedra de Rosetta, aquella que ayudó a decodificar las complejas inscripciones egipcias.

Pero las exploraciones submarinas continúan, y se cree que todavía hay muchas maravillas por descubrir en los hundidos dominios de Thonis-Heracleion. De acuerdo con Goddio, solamente se ha descubierto hasta el momento el 5% de la mítica ciudad.