LIFESTYLE

La increíble historia del oso pardo que nació en un circo y venció los malos pronósticos

Hace más de 7 años, dos osos pardos nacieron en un circo ambulante de General Rodríguez, provincia de Buenos Aires. Su madre los dio a luz en un carromato, donde serían "forzados a llevar una vida de circo".

En ese momento, una veterinaria de la zona fue alertada sobre la situación y fue tras ellos. Sin embargo, solo pudieron rescatar a Kenai. El otro cachorro no logró sobrevivir: "Él iba a correr la misma suerte que su pequeño hermano”, cuenta Juan Manuel Paccot, biólogo y fundador del santuario de animales Tekove Mymba, en Entre Ríos.

“La veterinaria y su marido hablaron con los dueños del circo para que les entregara al recién nacido y desde ese día se propusieron sacarlo adelante. Era un desafío enorme: había que alimentarlo a mamadera cada tres horas y asegurarse de que su temperatura se mantuviera estable bajo una lámpara de calor que cumplía el rol de madre” - Juan Manuel Paccot

Contra todos los pronósticos, Kenai comenzó a mejorar. Pasaron muchos años hasta que los cuidadores decidieron que lo mejor era trasladarlo a un lugar donde pudiera vivir con la libertad que necesitaba.

Ya con 300 kilos, el oso pardo llegó al Tekove Mymba, un santuario animal pensado para que las especies que pasaron gran parte de su vida en situación de cautiverio, vivan los años que le quedan en libertad y en un hábitat natural similar al de su bioma de origen.