SOCIEDAD

Mar del Sur.

Una familia adoptó un carpincho y vive como una mascota más

Alejandra Villarruel y Marcelo Santiago recataron a un carpincho abandonado con la idea de cuidarlo hasta que ganara algunos kilos y recuperara la salud para después devolverlo a su hábitat natural.

Una vez que el animal mejoró, lo dejaron a la vera del arroyo La Tigra, donde lo habían encontrado. Pero Marlín no quiso irse: corrió detrás de la camioneta que lo había llevado y tuvieron que cargarlo y volver a llevarlo a casa.

Marcelo hace remolques en las playas y, entre varios animales poco comunes que ellos rescataron heridos, este es el único que adoptaron. El animal, que ya supera los 70 kilos, sorprende con su adaptación al ambiente humano.

Alejandra, que es asistente social, cuenta que a media tarde lo dejan entrar a la vivienda. Se acomoda cerca de los leños encendidos y allí duerme hasta casi medianoche. “Los carpinchos son animales muy buenos, asustadizos también, no entiendo por qué los han cuestionado en estos días”, dice Marcelo.

En relación a la situación en Nordela, Alejandra opina: “Las casas ya no las van a sacar, así que si los que se tienen que ir son los carpinchos los pueden traer a Laguna de los Padres”.