Cambio de vida

Miriam Gattari.

Dejó su cargo de gerente en una multinacional y se fue a vivir al campo

En 2002, Miriam trabajaba como gerenta en una multinacional. La presión de trabajar en ese mundo 
la animaron a realizar un cambio en su vida.

Compró un lote a 98 km. del Obelisco, en el paraje
El Porteño, en el partido de Magdalena. "Me sentí liviana, aliviada, libre y con mucho miedo", afirma.

El campo que compró tenía dos vagones viejos muy deteriorados, decidió invertir y convertirlos en inusuales hospedajes para los amantes de la tranquilidad.

“La idea la fuí proyectando, no es fácil. Salir del sistema es una de las cosas más difíciles que existen”, sostiene. Los primeros días que durmió en su nuevo hogar tuvo que asimilar la soledad.

“El corte con la vida urbana
se hace por etapas, gradual. La vida de campo es sumamente diferente pero te acostumbras porque ganas mucha calidad de vida“, manifiesta Miriam.

“Me di cuenta de
que el dinero y
los viajes, toda esa vida era vacía. Volví a ser yo misma ”