LIFESTYLE

Por qué las ventanas de los aviones son redondas y cómo esa decisión salvó millones de vidas

En 1954, dos aviones de características similares se estrellaron en el mar Mediterráneo y tras un investigación, el diario The Telegraph descubrió que la forma cuadrada de las ventanillas de esos modelos provocaba una fatiga en el metal: las esquinas afiladas ejercían más presión sobre el fuselaje del avión en las alturas.

Gracias a este descubrimiento, las aerolíneas cambiaron sus diseños para que las ventanillas fueran más circulares, ya que esta forma permite que la tensión sobre el metal fluya de manera más uniforme por los bordes.

Tienen tres capas: una exterior, de carácter estructural, una intermedia, donde se encuentra un respiradero, y una interior que es prácticamente decorativa y su única función es que los pasajeros no rayen el panel intermedio.

Cómo están formadas las ventanas de los aviones

Marlowe Moncur, director de tecnología en GKN Aerospace: “El respiradero sirve como una válvula que permite que la presión del aire de la cabina de pasajeros y la del aire que hay entre el panel externo y el central se equilibren”

Además, este orificio también ayuda a que no se empañe el cristal y a que no se acumule hielo debido a los constantes cambios de temperatura que sufre la aeronave.