LIFESTYLE

El pueblo marino de cinco habitantes que deslumbra con sus playas extensas y una desconexión total

Es una aventura a uno de los últimos paraísos solitarios del país. Bahía Creek es una pequeña población de cinco habitantes estables, al norte del Golfo San Matías.

No tiene electricidad y el agua que se consigue es algo salobre, pero algunos la beben. Está a 130 kilómetros de Viedma; más de la mitad del camino es de ripio. 

Sus playas, extensas y perfectas, son bañadas por aguas turquesas que cambian de tonalidad con el paso del día. Muchos van a pescar, ya que se consiguen grandes piezas de salmón blanco o corvinas. 

El hostel es el punto de encuentro del pueblito marino, que está recostado sobre un acantilado. Alrededor de 100 casas se amontonan, algo desordenadas.

En algunos días de verano, pueden sumar 200 habitantes, muchos de sus dueños son de Viedma o de Carmen de Patagones.