Debate.

Qué sugieren los expertos como solución a los problemas de convivencia con los carpinchos en Nordelta

Inti Bonomo, director de la licenciatura en Gestión Ambiental de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE): “Para los carpinchos hubo una pérdida importante de su espacio. Antes, donde estaba el barrio había un humedal, por lo que su traslado es prácticamente imposible. Habría que relocalizar a las personas si lo pensamos desde el punto de vista ecológico-ambiental”.

Para la investigadora María José Corriale, doctora en Ciencias Biológicas e investigadora, el primer paso que se debería tomar para minimizar las molestias por la presencia de los carpinchos, como los accidentes de tránsito registrados en Nordelta, sería reducir la velocidad en aquellas zonas donde se identifique el cruce de los roedores por la calle.

Adelmar Funk, profesor de Ciencias Naturales: “Por lo que pude ver en algunas imágenes difundidas, hay gente que comparte actividades con los roedores. Habría que hacer ahora un trabajo inverso. Alejar a los animales, rechazarlos, con un plan elaborado que haga que los roedores busquen otros destinos”.

Matías Arrigazi. Licenciado en Ciencias Biológicas: “Levantar el barrio es utópico y hay que respetar la biodiversidad, entonces hay que buscar una solución de convivencia que contemple a ambas partes”.

Como los otros especialistas consultados, Arrigazi opinó que el traslado de los ejemplares podría generar problemas con la población preexistente en las zonas de destino, ya sea de su misma especie o de otras. El movimiento de los roedores a cautiverio “tampoco es conveniente”.