Historias que inspiran

Lorna Jennifer Huggard.

Se fueron en el ‘63, pero eligió volver a Argentina “Falta darnos cuenta lo afortunados que somos”

Lorna Jennifer Huggard- Caine nació en Argentina en 1960 y con solo tres años, se mudó a Brasil por un trabajo de su padre, que debió dejar Comodoro Rivadavia luego de que el presidente Illia cancelara los contratos petroleros.

Aunque ella pasó toda su niñez y adolescencia entre Río de Janeiro y San Pablo, su padre jamás dejó de hablarle de Argentina: “Le encantaba caminar por las calles de Buenos Aires cuando viajaba por negocios. Era fanático de Florida y de la Avenida Santa Fe, de los cafés, de los asados y del buen vino”.

“Mi madre fue la que insistió para que no perdiéramos el castellano, ya que en casa se solía hablar inglés. Pero fue de mi padre que recibimos las costumbres: fuimos criadas como argentinas que viven en el exterior”.

Enamorada del país que le contaba su padre, a los 22 años decidió volver a la Argentina. En Buenos Aires, se puso de novia y años después se casó y tuvo tres hijos. Hoy hace 39 años que vive en el país y asegura que es argentina por procedencia, por nacimiento y por elección.

“Argentina me ha dado todo. Es un país maravilloso que a veces cuesta entender. Nuestra mirada siempre está puesta al norte, en el sueño americano o en los países europeos. Nos falta una mirada más global para darnos cuenta de lo afortunados que somos”.

“Cuando mis hijos lo ven a Messi y comentan con admiración que él, a pesar de haber sido criado en Barcelona, nunca dejó de ser rosarino, les digo: eso fueron los papás, que nunca dejaron de ser rosarinos e hicieron como los míos: le estamparon esa impronta tan única e inexplicable que es ser argentino”.