Historias que inspiran

Tokio 2020.

Quién es la atleta cordobesa se fracturó una costilla, se levantó y llegó a los Juegos Olímpicos

En la Copa del Mundo de triatlón de Lisboa, Portugal, Romina Biagioli sufrió una fuerte lesión. Después de nadar los 1500 metros, se subió a su bicicleta y empezó la carrera cuando dos atletas delante de ella chocaron sus bicicletas y cayeron sobre el asfalto.

La cordobesa apretó los frenos con todas sus fuerzas, pero aún así salió despedida e impactó su pecho contra un guardarrail. “En el momento que sentí el golpe sabía que algo se había roto”, recuerda Romina. “Y me quedé quietita”.

Le hicieron dos placas de tórax y corroboraron que tenía una costilla quebrada y otra fisurada. La buena noticia era que se descartaba una lesión en un órgano blando. Los médicos le dijeron que, si aguantaba el dolor, largaría la siguiente carrera, siete días después del choque.

“Largué en Arzachena (Italia) pensando en que no la iba a terminar, pero me sorprendió que logré aguantar el dolor”, cuenta. De las tres últimas carreras para clasificarse a los JJOO, en una tuvo el accidente, en la otra compitió con dolor y solo quedaba una para conseguir el pasaje a Tokio.

Click Here

Quebrada y todo cruzó el Atlántico y aterrizó en suelo mexicano. Se jugaba la última chance y no solo dependía de su resultado, también del de otras triatletas. Finalmente, Romina clasificó y los Juegos se volvieron realidad.

En Tokio 2020, la cordobesa de 32 años completó su primer triatlón en unos Juegos Olímpicos. Finalizó la competencia con un tiempo de 2h07m42s y se ubicó en el puesto 33°.

El triatlón no solo le dio a Romina muchas carreras ganadas y un pasaje a Tokio, sino que también le mostró el amor. Hace ya una década que está en pareja con Luciano Taccone, medallista en los Juegos Panamericanos de Lima, en el mismo deporte de las tres disciplinas.

Click Here